Tipos de ventanas para el hogar
Antigüedad, baja calidad, reformas generales en el hogar… Existen muchísimos motivos por los que podemos sentir la necesidad de cambiar las ventanas de nuestro hogar, una reforma cara aunque también imprescindible para el confort en casa.

Si quieres conocer todos los sistemas de ventanas según su apertura echa un vistazo a la guía que te presentamos a continuación y escoge aquellas que consideras que mejor pueden adaptarse a tus propias necesidades:

- Batientes: Es el sistema tradicional de ventana que se abre completamente hacia un lado. Ofrece una buena iluminación, ventilación, limpieza y mantenimiento, aunque también puede ser incómoda si tenemos en cuenta que puede ocupar bastante espacio.

Oscilantes en la parte superior: Estas ventanas se abren para dejar solamente una ranura de unos cuantos centímetros en la parte superior. Es un sistema muy utilizado especialmente para los cuartos de baño.

Oscilobatientes: Suelen ser de aluminio y ofrecen la posibilidad de abrir la ventana con los dos sistemas anteriores, es decir, hacia un lado o solamente por la parte superior. También son muy vistas en los cuartos de baño puesto que combinan las ventajas de las oscilantes y las batientes, con una buena limpieza, iluminación y con mayor seguridad para los hogares con niños.

Basculantes: Se trata de un sistema en el que la ventana se soporta en los dos ejes centrales de los laterales para abrirse en horizontal. Su gran desventaja es, además de su limitado sentido estético, el hecho de que ocupa bastante espacio.

Pivotantes: Es similar a la anterior, si bien en este caso el cristal siempre se mantendrá en vertical puesto que los ejes centrales se encuentran en la parte superior e inferior del marco de la ventana.

Correderas: Es uno de los sistemas más prácticos gracias a que su fácil apertura es también muy práctica para ocupar el mínimo de espacio.

De celosía: Son ventanas con estrechas láminas horizontales a las que podremos modificar la posición para permitir que entre más o menos luz y ventilación. Aunque son fáciles de usar y de limpiar estas ventanas no son visualmente bonitas y además no son tampoco buenos aislantes contra el aire y el frío exterior.