Trucos caseros para limpiar muebles de madera
Seguramente ya habrás probado un montón de productos de aquellos que por televisión garantizan fórmulas milagrosas para la limpieza de tus muebles y que, a la hora de la verdad, no son más que otra mala pasada que nos juega el marketing.

Esto no quiere decir que no existan los buenos productos, pero sí que no todos son como nos prometen. Si ya te has cansado de gastar en productos y te gustaría probar nuevas formas caseras y más económicas, toma nota de algunos de estos truquillos que te contamos:

– Muebles encerados: En este tipo de material bastará con pasar un trapo mojado con leche caliente.

– Muebles barnizados: El sol o la humedad son solo algunos de los factores que causan la pérdida de brillo en la superficie de los muebles. Para devolverle el brillo (o al menos intentarlo) deberás hacer un combinado de alcohol, aceite de linaza y limón (a partes iguales) y aplicarlo suavemente con un trapito.

– Manchas: Si los vasos o botellas han dejado marca sobre la superficie de tu mesa bastará con que pases un tapón de corcho o frotar con cenizas de cigarro húmedas y luego limpiar con un trapo.

– Para acabar cabe recordar el tradicional sistema de mantenimiento de los muebles: Tras limpiar el mueble a fondo deberás aplicar un poco de cerca de abeja por la superficie del mueble para darle más brillo y nutrirlo.

Como se suele decir, en estas cosas ‘cada maestrillo tiene su librillo’ y puede que lo que algunos ya os sonase resulte completamente nuevo para otros. Si tú has llevado a cabo alguno de estos o si conoces algún otro truco para mantener tus muebles como nuevos, ¡cuéntanos tu secreto!