Trucos para decorar una cocina pequeña

Es posible que a veces hayas pensado que tu cocina es mucho más pequeña de lo que te gustaría y que su aspecto reducido no te permite decorarla como querrías. Nada más lejos de la realidad. Existen efectivos trucos para ganar mucho espacio en este lugar de la casa, para tenerlo todo a mano y hacer tu vida más práctica y, también, para hacer de tu cocina un habitáculo envidiable, elegante y con encanto.

Trucos para decorar una cocina pequeña

En primer lugar, a la hora de decorar tu cocina, bien sea por vez primera o bien porque quieres cambiarla para mejorar su aspecto, debes conocer las características de la misma. Las cocinas con grandes ventanales nos proporcionan un sinfín de ventajas, hacen el espacio naturalmente más agradable, nos dan luminosidad y hacen que parezcan más grandes. Si este es tu caso, ya tendrás mucho ganado. Si no es así, podrás poner en práctica otros trucos como espejos, que siempre ayudan a hacer los espacios ópticamente mas espaciosos, o incluso muebles adheridos a las paredes en brillo, en lugar de en mate, que servirán, no solo para el almacenamiento, sino también para hacerlo parecer más amplio.

Trucos para decorar una cocina pequeña

Los techos iridiscentes o brillantes son igualmente una buena opción para hacer parecer un espacio como la cocina mucho más espacioso.

¿Has pensado en las cocinas en isla?

Como decíamos, cada cocina es un mundo, pero las mesas de estilo americano o en isla (en el centro de la cocina) dan un toque elegante y minimalista, al tiempo que ayudan a ganar espacio. La tabla de la mesa puede servir, además de para comer o desayunar, como espacio auxiliar para cuando estemos cocinando. Pero además, bajo esta tabla, podemos incluir cajones para el almacenamiento, y además, bancos o taburetes ruedas que, tras ser usados, podrán colocarse elegantemente bajo la mesa y así no estorbar.

Trucos para decorar una cocina pequeña

La luminosidad y el color, de vital importancia

Una cocina oscura nos da un aspecto muy triste, así que debemos aprovechar al máximo la luz natural. No sólo instalando las zonas clave al lado de la luz, sino evitando el uso de cortinas o persianas muy gruesas que nos puedan reducir la luminosidad. Los colores son, además, importantísimos. Aunque el negro es muy elegante, no conviene abusar de él si lo que tenemos es una cocina pequeña o con poca luz. Da una oportunidad a los blancos y a los neutros, colores muy habituales en los electrodomésticos de cocina. Sin embargo, los tonos beige o blancos hacen parecer el habitáculo más sucio y suelen dar un aspecto de aburrimiento. Te proponemos dar una nota de color brillante, a la vez que nos beneficiamos de las ventajas de amplitud que nos dan los tonos claros.

Trucos para decorar una cocina pequeña

Puedes, por ejemplo, convertir tu cocina en un espacio bicolor. Elige para ello una armonía entre los tonos neutros y un color brillante y vistoso de tu elección, y pinta o reemplaza algunos de sus muebles o electrodomésticos, alternando ambos tonos. Si lo prefieres, puedes, en su lugar, dejar los muebles y electrodomésticos en blanco y pintar los azulejos, e incorporar sillas y textiles del mismo color en su lugar. Si quieres dar un aspecto diferente a tu cocina sin gastarte mucho dinero, echa un ojo a nuestro post acerca de cómo pintar azulejos con pinturas especiales.

En cuanto a los colores, debes elegir uno con el que te sientas realmente cómodo/a, pero no dejes de tener en cuenta tonos vivos como el naranja, el azul oceánico, el mostaza o un bonito fresa. El contraste de dos tonos (incluso más, si encuentras la armonía) delimitará los espacios y hará parecer más amplia a tu cocina.

Trucos para decorar una cocina pequeña

Otras opciones son pintar una franja vertical en la pared de otro color o incorporar papel pintado en los muros. No olvides que la elección del color del suelo también puede repercutir en un efecto de amplitud en tu cocina.

Trucos para decorar una cocina pequeña

Además, para cuando caiga el sol, te recomendamos tener varios tipos de lámparas, además de la central, que puede resultar más incómoda. Por ejemplo, pequeños halógenos encima de la mesa donde se come, sobre el mueble de la cocina para preparar la cena con luz suficiente, encima de la zona del fregadero… juega con las luces para crear un ambiente más agradable en esta parte de tu hogar.

Aparatos en miniatura

Si lo que buscas es dar un toque minimalista en tu cocina, te recomendamos adquirir algunos de los enseres culinarios en miniatura; esto es, en un tamaño más pequeño de lo habitual. Por ejemplo, el hervidor de agua, la tostadora, y otros, puedes integrarlos en tamaño menor para dar un toque de originalidad y ahorrar en espacio.
Trucos para decorar una cocina pequeña

Almacenaje inteligente

En la cocina guardamos decenas de utensilios que usamos a menudo y, la clave para hacerla parecer más espaciosa y agradable, es saber cómo almacenarlos inteligentemente. Recuerda que las mesas y tablas deben estar lo más despejadas posible.

Una cocina repleta de objetos por todos sitios transmite una mayor sensación de “agobio” y pequeñez y, además , nos dificulta las tareas de cocina diaria. Por eso te recomendamos poner en práctica este tipo de almacenaje y dejar sobre las mesas, islas o tablas sólo lo imprescindible (la batidora, la tostadora, un frutero…) intentando que éstos aparatos ocupen el menor sitio posible.

Trucos para decorar una cocina pequeña

¿Cómo almacenarlo todo de forma práctica en el caso de cocina de pequeñas dimensiones? Una de las formas es aprovechar al máximo el espacio vertical, especialmente si los techos son altos. Para ello, puedes instalar estantes en torre que, asimismo, vestirán la cocina. Añade, por ejemplo, un estante flotante situado a pocos centímetros del techo, un segundo unos centímetros debajo y un tercero más accesible a las personas. No tienen por qué ocupar sólo una de las paredes, sino que pueden extenderse por todos los muros de la cocina para que quepan más accesorios. En la balda más cercana al techo almacenaremos todo lo que no usemos apenas, como la vajilla para ocasiones especiales, ollas o sartenes grandes para muchos comensales, etcétera. Lógicamente, dejaremos la más cercana a nuestras manos para los vasos, platos, ollas, tazas o sartenes que usemos a diario.

Trucos para decorar una cocina pequeña

Además de estos grandes estantes, podemos añadir otros flotantes, mucho más cortos, en los lugares que nos queden libres en las paredes. La instalación suele ser muy sencilla, incluso podemos usar cestas de acero que se fijan a los azulejos con membranas o ganchos. Estos cumplen una función estética bien distribuidos por los muros y podemos usarlos para guardar, por ejemplo, las especias, los frascos de vinagre, las tazas de cafés o los botes para las legumbres. Instalar uno para cada tipo de objetos quedará muy bonito y original.

Trucos para decorar una cocina pequeña

Además, por supuesto, debemos aprovechar al máximo el espacio de nuestros muebles de cocina. Recomendamos los muebles funcionales no muy profundos que no ocupen mucho espacio, con gran cantidad de cajones, puertas y estanterías internas, para poder almacenar todos nuestros objetos culinarios. También estos pueden instalarse en zonas altas de la cocina, y muchos de ellos a ras del suelo. Si dispones de huecos interiores muy largos, añade a la mitad una balda que te permita duplicar el espacio .Otros elementos que te ayudarán son las cestas de mimbre para estos huecos, o los ganchos para colgar las sartenes.

Trucos para decorar una cocina pequeña

Combinando varios tipos de almacenajes (estantes grandes y pequeños, cestas, etcétera), tu cocina será más dinámica y parecerá mucho más interesante.

Además, podemos aprovechar el interior de las puertas. Esto es, atornillando cestas (por ejemplo, de hierro o madera) a la cara interior de la puerta de tus muebles. Esto nos permitirá almacenar botes de especias, vasos, paquetes de arroz, latas de conservas, etc.

Trucos para decorar una cocina pequeña

Una importante función juegan también los muebles extensibles, por ejemplo, que se disfrazan bajo la forma de un fino cajón y en realidad esconden una tabla de cortar. Es una forma original y maravillosa de ganar espacio. Puedes instalar una mesa auxiliar en unas de las paredes plegable, que te permita recogerla cuando no la tengas que utilizar.

Existen zonas a las que no solemos sacar todo el partido. Una de ellas es la nevera. Localiza en tu refrigerador las zonas que están desaprovechadas, por ejemplo, la parte frontal o uno de los laterales. En el caso de la parte frontal, hay muchas maneras aprovecharla, especialmente porque es una superficie a la que puedes adherir muchas cosas mediante imanes. Por ejemplo, un imán con una lámina de pizarra para cubrir toda la parte del frigorífico. Además, de darle un aspecto diferente a la cocina, te servirá para hacer la lista de la compra y dejar notas a tus familiares. Intenta, sin embargo, que el polvo de la tiza no caiga sobre la comida.

Trucos para decorar una cocina pequeña

Para el lateral, te recordamos nuevamente la idea de las pequeñas cestitas. En cualquier tienda de todo a cien puedes encontrar cestas de plástico, a las que adherir imanes en una de sus partes. Serán muy útiles para guardar todo tipo de especias o paquetes de arroz y demás. Si quieres darle un toque aún más original, coge tus botes de especias y pega en su parte inferior láminas imantadas para situarlos en una de las partes de la nevera. Además, puedes usar esta superficie también para colocar pequeños imanes en el mango de tus accesorios para cocinar (cucharones, tenedor para escurrir la pasta, espumaderas, etc.) y adherirlos al refrigerador si lo tienes a mano, o bien en una barra metálica que instalarás junto a los fogones de forma muy sencilla.

Además, los recipientes de cristal imantados quedan muy bien visualmente y puedes fijarlos a la parte superior de algunos muebles imantados.

Carritos auxiliares

Estos carritos nos ocuparán muy poco espacio en la cocina, y nos darán grandes opciones de almacenaje, además de que, al tener ruedas, podemos moverlos libremente y usarlos como mesa auxiliar a la hora de cocinar. Disponen de estanterías, barras, y espacios varios de tres pisos para guardar todo tipo de cosas pequeñas que nos puedan hacer falta en una cocina.

Trucos para decorar una cocina pequeña

La zona del fregadero

Una de las tareas que hacemos casi cada vez que cocinamos, es fregar. Esta zona debe de estar siempre limpia y ordenada para garantizar el aspecto recogido en la cocina. Para ello, adquiere un buen escurridor de platos, vasos y cubiertos y sitúalo al lado. Además, te recomendamos añadir una pequeña cesta de hierro con ventosas sobre la zona del grifo para depositar el jabón lavavajillas, estropajos y demás. Tendremos en cuenta igualmente el mueble que hay debajo del fregadero. Fijando cestas en las paredes internas y en el lateral de su puerta, podrás guardar todos los enseres de limpieza y los contenedores de reciclaje que necesites.

Trucos para decorar una cocina pequeña

Presta atención a los detalles

Si has seguido estos consejos, seguro que tu cocina parece ahora mucho más amplia y agradable. Pero además, no olvides integrar los pequeños detalles que la harán única. Las cocinas pequeñas también pueden decorarse, aunque no deben recargarse. Utiliza en sitios estratégicos (como en el centro de la mesa) bonitos fruteros con vegetales de diferentes colores que, sin querer, estarán decorando. Tampoco está de más instalar jarrones con flores o con plantas en lugares como los alfeizar de la ventana, sin olvidar la opción de escoger un rinconcito para plantar nuestro propio huerto y así disfrutar de especias hechas en casa.

Trucos para decorar una cocina pequeña

Un decorativo cuadro en el mismo tono que le hayamos dado a la cocina puede ser un complemento ideal, aunque los detalles también se encuentran en los mismos utensilios, en los imanes de los electrodomésticos, en el felpudo, en trapos de cocina de colores lisos o con letras… Los botes de cristal llenos de coloridas golosinas o canicas situados en algún rincón de la isla o en el centro de la mesa pueden dar un gran toque de color, aunque, si los niños lo ven, ¡puede que no tarden en desaparecer!