Trucos para limpiar el mármol
El mármol es lo podemos encontrar en cualquier casa, especialmente en las cocinas, ya que casi todas las encimeras son de este material, además de encontrarse también en muchos lavabos e incluso suelos. Limpiarlo es muy fácil, pero hay unos cuantos trucos que si los llevas a cabo conseguirás que esté siempre reluciente como lo estaba el primer día.

Este material es un mineral muy resistente que puede durar muchos años si lo cuidas bien y lo limpias a diario, evitando así que cualquier mancha se fije porque se acabaría erosionando. Además, con el paso del tiempo, el mármol va perdiendo su brillo y se vuelve amarillento, por lo que un mantenimiento frecuente es indispensable para que siempre esté en perfecto estado.

¡Unos cuantos trucos muy eficaces!

Trucos para limpiar el mármol
Para recuperar el brillo de forma natural, puedes utilizar vinagre y agua, es una mezcla muy eficaz que lo dejará como nuevo. Este truco es excelente para manchas amarillentas, y lo mejor es que apliques la mezcla con un cepillo de dientes, así podrás atacar perfectamente en la zona afectada. Seca después con un paño limpio. Es muy importante que el vinagre esté rebajado con agua, ya que contiene ácido acético que puede comerse el color del mármol si se aplica directamente.

Otro truco muy eficaz es hacer una mezcla con media taza de agua oxigenada y unas gotas de limón, después la extiendes por todo el mármol con una esponja y dejas que actúe toda la noche. Por la mañana la retiras con abundante agua y secas con un paño que esté totalmente limpio y seco.

Trucos para limpiar el mármol
Si en vez de brillo el mármol ha perdido parte de su inconfundible dibujo que hace que parezca agua, puedes utilizar para su limpieza una mezcla de un chorro de detergente líquido, un poquito de gasolina y una cucharada de cera incolora (tamaño nuez). Primero tienes que lavar el mármol con agua y el detergente. Para eliminar las manchas y surcos, impregna un pañol de algodón con la gasolina y frota por toda la superficie. Aclara con agua y seca con un paño limpio. Una vez seco, aplica la cera y sácale brillo con un trapo de algodón.

Con todos estos trucos, te garantizo que los resultados serán muy buenos y tu mármol quedará reluciente.