Trucos para mantener el baño limpio
A diferencia de otros espacios de la casa, el baño es una zona que necesita limpiarse con mayor frecuencia. Y aunque esta tarea suele ser la menos agradable de todas las que se realizan en el hogar, es completamente indispensable porque allí conviven millones de gérmenes que pueden ser dañinos para la familia, principalmente los niños.

Algo de limpieza preventiva puede ayudarte a evitar las largas sesiones de limpieza del baño. Además, tendrás la tranquilidad de que siempre estará presentable. Por ello, te damos unos cuantos consejos para que mantengas tu baño lo más limpio posible.

Inodoros

Si quieres que tus inodoros estén más limpios, lo mejor es que recurras al vinagre. Así, antes de acostarte echa un limpiador ecológico a un chorrito de vinagre en el inodoro y estará impecable. Además, te recomendamos que lo limpies a fondo con una mezcla de bicarbonato y lavavajillas. ¡Te quedará impecable!

Quitar la cal

La cal es un problema muy común en los baños y, por eso, hay que tenerlo muy en cuenta. Para eliminar la cal de la grifería te aconsejamos que con vinagre frotes con una bayeta. De esta manera, te quedará brillante. Por otro lado, si quieres que tus griferías y mamparas no tengan gotas, tendrás que limpiar la mampara cuando las gotas estén húmedas con un accesorio tipo limpia-brisas.

Trucos para mantener el baño limpio

Espejos

En cuanto al espejo, además de los limpia-cristales, puedes limpiar las típicas salpicaduras y manchas del espejo cuando te cepilles los dientes utilizando vinagre diluido en agua. Solo debes diluir una parte de vinagre en 4 partes de agua. También puedes utilizar las hojas de periódicos viejos para hacer una limpieza a fondo del espejo y otros vidrios, ya que no deja ningún tipo de fibra y no raya las superficies vidriadas.

Azulejos como el primer día

Y para tener los azulejos siempre impecables, lo que tendrás que hacer es frotarlos con una mezcla de agua y de alcohol de quemar. Luego enjuaga con una bayeta y seca con un paño son pelusa. Si son blancos, realza su color con esencia de trementina y sal.