Trucos para pintar paredes con rodillo
¿Te animas a pintar las paredes tú mismo? Si es así es seguro que ya has empezado a pensar qué necesitas y es muy probable que en tu mente esté además de la pintura, los materiales que necesitas y los pasos que debes seguir. Debes saber que además de brochas es imprescindible que tengas un rodillo para poder pintar bien las paredes y los techos. Pintar con un rodillo es fácil pero para que realmente lo sea es mejor saber algunos trucos y consejos para hacerlo perfectamente. ¿Quieres conocer algunos trucos para pintar paredes con rodillo? ¡Presta mucha atención!

El mejor rodillo

Para pintar con rodillo no debes escoger uno cualquiera sin tener en cuenta cómo es o su calidad. Por este motivo debes elegir el rodillo que se adapte mejor a la parad que debes pintar y a la pintura que utilizarás.

El pelo del rodillo

Lo primero que debes tener en cuenta es que si la pared es rugosa el pelo del rodillo tendrá que ser más largo. Por ejemplo si tu pared tiene gotelé te aconsejo un rodillo de lana porque el rodillo tendrá que llegar a las partes más profundas. En cambio, si la pared que vas a pintar es lisa te aconsejo que el pelo del rodillo sea corto o que sea un rodillo de espuma, aunque éstos últimos dejan pequeñas pompas en la pared.

Trucos para pintar paredes con rodillo

Según el tipo de pintura

También es importante que tengas en cuenta la pintura que vas a utilizar. Por ejemplo si la pintura es vinílica acrílica te aconsejo que uses un rodillo de lana o de pelo largo puesto que se te adaptará mejor, en cambio si vas a utilizar pinturas plásticas o pintura al agua te aconsejo que uses rodillos de pelo corto.

Rodillo nuevo

Si el rodillo que vas a utilizar es nuevo deberás primero quitar todos los pelos sueltos o impurezas que tenga porque como es lógico, esto para pintar seria un inconveniente. Para ello es aconsejable que lo hagas con cinta adhesiva, pégala al rodillo y al estirarla se llevará todas las impurezas que pueda tener.

También es importante que no lo metas en la pintura estando seco porque tiene más capacidad de absorción que uno que está más usado, así que antes de utilizarlo píntalo con una brocha, así ya podrás empaparlo sin que absorba demasiado producto.

La brocha

Aunque te estoy hablando sobre cómo usar el rodillo te quiero dar un truco efectivo antes de que lo utilices. Trata de usar la brocha antes para pintar aquellos lugares en los que no llegará el rodillo, de esta manera te evitarás marcas difíciles de solventar.

Trucos para pintar paredes con rodillo

La primera mano

Cuando empieces a pintar con el rodillo siempre debes hacerlo de arriba a abajo, por franjas y con un ancho doble al ancho del rodillo. Te aconsejo que después de haber aplicado pintura empieces por la mitad de la pared hacia arriba y después hacia abajo casi hasta tocar el rodapié.

Después de esta primera mano, todas las siguientes servirán para esparcir la pintura por la pared y deberás hacerlo tantas veces que sea necesario hasta que quede perfecto pero sin pasarte para no quitar la pintura que hayas aplicado.

Segunda mano

Cuando apliques la segunda mano no olvides hacerlo en franjas horizontales, así podrás conseguir una mejor distribución de la pintura y quedarán menos o ninguna marca. Si te ves incapaz de conseguirlo en el techo hazlas en diagonal pero nunca en paralelo.

Para llegar al techo o pintar paredes más altas añade una extensión al asa del rodillo, es la única manera de trabajar con más comodidad, las escaleras pueden ser un peligro en las zonas más altas si no se cuenta con una extensión del asa.

Trucos para pintar paredes con rodillo

Sin huecos

Para evitar que queden trozos sin pintar debes hacer que las franjas de pintura queden solapadas pero sin que sea excesivo para que no se acumule pintura de más. Recuerda que el rodillo sólo debe ser deslizado, nunca intentes presionarlo o toda la pintura saldrá.