Trucos para proteger las casa del calor
Aunque todos estamos deseando que llegue el verano para poder disfrutar de la playa, la piscina, los chiringuitos y los espacios exteriores del hogar, lo cierto es que esta época del año trae consigo muchos aspectos negativos. Por ejemplo, el calor que en ocasiones pasamos en nuestra propia casa.

Afortunadamente, existen algunas soluciones que podemos aplicar con el fin de evitar las altas temperaturas dentro del hogar, sin necesidad de estar todo el día con el aire acondicionado puesto, algo que no le conviene en absoluto ni a nuestro bolsillo ni al medioambiente. Hoy vamos a darte algunos de los mejores consejos para que evites el calor en el interior de tu casa.

Toldos

Aunque el sol transmite mucha alegría, en determinadas horas su luz puede resultarnos un gran estorbo. Para combatir esta situación, lo mejor es utilizar toldos, ya que las persianas te mantienen encerrado y las cortinas y estores protegen de la luz solar, pero no evitan la entrada del calor. Así, un toldo bien instalado puede decorar, matizar la luz, proteger de la incidencia de rayos UV y evitar una subida desmesurada de la temperatura dentro del hogar.

Trucos para proteger las casa del calor

Evita las luces encendidas

Por otro lado, es importante que trates de mantener las luces apagadas la mayor parte del día que puedas, ya que, aunque sean pequeñas, emanan mucho calor. Así, te recomendamos lámparas de bajo consumo que, además de ahorrarte unos eurillos en la factura de la luz, son más frescas que el resto. También es buena idea que optes por las bombillas halógenas, que proyectan su calor hacia atrás. Además, te recomendamos que optes por comidas frías o que requieran de poco tiempo de cocción.

Otros trucos

Si quieres evitar el uso del aire acondicionado, puedes optar por los ventiladores de techo, que deberán girar hacia la izquierda para que tiren el aire caliente hacia el techo. Por otro lado, es buena idea que mojes los suelos de alrededor de tu casa si estos están realizados con materiales calientes, como los mosaicos o la piedra. De esta manera no emanarán calor hasta muy entrado el sol.