Trucos para reducir el consumo de energía en el jardín
Mucha gente deja de lado su jardín cuando llega el invierno, quizás por llegar el mal tiempo, pero lo cierto es que se le puede sacar muchísimo partido en esta época del año, por mucho frío que haga. A la hora de decorarlo, la iluminación juega un papel muy importante, algo aplicable tanto en invierno como en verano o en cualquier otra estación del año.

Si solemos tener el jardín iluminado, será en invierno cuando más tiempo lo esté, ya que los días son más cortos y hay más oscuridad, también a causa del mal tiempo. Hay que tener mucho cuidado con esto, ya que el consumo de energía puede dispararse de lo lindo si no lo controlamos. Hoy me gustaría explicarte cómo puedes reducir el consumo de energía en el jardín, consejos que te servirán para cualquier momento del año.

Iluminación LED

Una de las claves para reducir este consumo es utilizar iluminación LED, que puedes encontrarla en numerosos formatos y tamaños. Aunque comprar estas bombillas es más caro que las normales, a largo plazo te compensa gracias a que consumen mucho menos que “las de siempre”. Además, la luz que aportan es mucho más clara, nítida y de calidad, por lo que el jardín será mucho más luminoso por menos dinero.

¿Dónde iluminar?

Puedes iluminar el jardín en diversas zonas, en cada una de ellas con los puntos de luz más adecuados para que te proporcionen el ambiente que quieres. Puedes poner luz donde estén los muebles de exterior, así podrás estar allí por la noche sin que falte iluminación. También es interesante hacerlo en la zona de la piscina, si tienes, tanto por motivos estéticos como funcionales, especialmente si te gusta darte un baño por la noche.

Trucos para reducir el consumo de energía en el jardín
Si quieres iluminar un camino que una el jardín con la casa, quedarán muy bien las tiras de luz o los focos pequeños que se pueden empotrar en el suelo. En las zonas donde pases más tiempo, lo recomendable es poner focos o apliques.

Luz solar

Otra forma de ahorrar energía es aprovechando al máximo la radiación solar, convirtiéndola en electricidad para utilizarla cuando llegue la noche. Para esto no te creas que es necesaria una instalación con paneles solares, hay pequeñas lámparas que se recargan durante el día y cuando llega la noche se encienden hasta 8 horas, según el modelo elegido.

Iluminación automática

Trucos para reducir el consumo de energía en el jardín
Para no tener que estar pendiente todos los días de encender y apagar las luces del jardín, lo más recomendable es automatizarlas, así tendrán su horario y sabrás que se encienden únicamente cuando es necesario. De hecho, hay sistemas que permiten activar que se enciendan solo cuando llega la oscuridad y se apaguen cuando se haga de día.

Como último consejo, me gustaría recordarte la importancia de ahorrar energía para el medio ambiente, no solo para nuestro bolsillo. Sé cauto con lo que gastas, tanto en casa como en el jardín.