Últimas tendencias en mamparas de baño
En la actualidad es cada vez menos habitual encontrar un baño con cortinas, puesto que desde hace un par de décadas el mundo de las mamparas se introdujo de un modo casi cotidiano en estas estancias. Nada hacía presagiar que aquel elemento pisaría tan fuerte que hoy en día es un artículo indispensable en la decoración. Puede que su éxito radique en lo estupendo que es ducharse sin salpicar ni una gota de agua al suelo del exterior. Las primeras mamparas nacieron de ese sentido práctico y hoy su mercado ha crecido a pasos agigantados.

De aquellas primeras correderas de tres hojas hemos pasado por diferentes modelos hasta llegar a las más actuales: las mamparas transparentes con anclaje de bisagras. La fabricación actual lleva a eliminar los marcos y los raíles de aluminio. El hecho de obviar esa estructura viene a darnos grandes comodidades en algo que siempre nos resulta imprescindible: la limpieza en el cuarto de baño. Este modelo nace de los anteriores que fueron saliendo a modo de media hoja fija, pero actualmente puedes adaptar una mampara completamente transparente, de uno o varios cuerpos, fija o con apertura, prescindiendo de aquellos elementos en los que más se anclaba la suciedad.

Da igual baño o ducha, este tipo de mamparas también te ayudan a conseguir más espacio y luminosidad, puesto que son milimétricas. Para baños pequeños, si buscas algo que te dé la sensación de mayor espacio, puedes encontrarlas con espejos en su cara exterior. Si no es el caso, hoy existen gran variedad de modelos, tanto en formas como en colores y diseño, entre las que puedes encontrar desde los dibujos que mejor se adapten a tu gusto hasta una pequeña simulación de gotitas que parecen correr por sus cristales. En cualquier caso, elijas la que elijas, estarás encantada por lo limpias que resultan las últimas creaciones.