Un baño inspirado en la naturaleza
Aunque a veces lo consideremos como un lugar meramente funcional, lo cierto es que el cuarto de baño es una de las principales estancias del hogar destinadas al relax y a la intimidad.

Precisamente por eso, escoger un estilo que consiga hacernos sentir a gusto y crear un ambiente relajante es fundamental… ¿La mejor forma de hacerlo? Creando un baño inspirado en la naturaleza.

Un baño de este estilo debería proporcionar al espacio una dosis extra de vida, luz y color ideal para conseguir el objetivo que nos planteábamos al principio: hacer de él un lugar en el que sentirnos únicos y aislados del resto del mundo.

Estas son algunas buenas ideas para conseguirlo:

– Colores: El blanco multiplicará la luz natural creando espacios más claros y amplios visualmente mientras que los tonos naturales, los tostados y los verdes ayudarán a conseguir ese toque fresco y salvaje de la naturaleza.

Un baño inspirado en la naturaleza
– Mobiliario y sanitarios: Lo mejor es apostar por los muebles lacados en blanco para aportar claridad al espacio o por los de madera (tratada o no) para aportar un toque más ‘eco’ al diseño, eso sí, siempre escogiendo aquellos diseños de líneas rectas y sencillas que para nada recarguen el ambiente. En cuanto al resto, apuesta por los sencillos sanitarios de líneas minimalistas y fomenta la claridad y amplitud del espacio gracias a las mamparas de cristal transparente.

– Paredes: Existen numerosas opciones para cubrir tus muros, desde los azulejos hasta los grandes murales, las pinturas o los papeles pintados resistentes a la humedad. En el caso de que apuestes por los recubrimientos cerámicos te recomendamos escoger los azulejos en una gama de colores naturales (varios tonos de verde, de marrón, etc.) y combinarla con el blanco predominante, pero si te decantas por cualquiera de las otras opciones una buena idea puede ser utilizar imágenes fotográficas de la naturaleza (murales, vinilos, cuadros, etc.) para decorarlas.

– Decoración: Las cestas de mimbre, las plantas (naturales o artificiales), los cuadros, los complementos de higiene y hasta textiles como las cortinas o las alfombras servirán para dar el toque final a la decoración.