Un cuarto de baño muy organizado
Miro esta fotografía y lo primero que siento es calma, tranquilidad… una sensación de orden y limpieza que me cautiva, y todo en un cuarto de baño, donde solemos acudir de paso y por necesidad, donde a ciertas horas del día todo es caótico: ropa sucia tirada, toallones empapados, alguna gota de agua salpicando el suelo… Tener un cuarto de baño como el que muestro en esta imagen es tener un boleto asegurado a la organización.

Obviamente, el color de las paredes, muebles y accesorios en blanco, contribuye enormemente a esa paz, pero la distribución de cada uno de sus elementos es fundamental para saber en todo momento donde tienes cada cosa que necesitas. Esta distribución es mucho más meritoria si tenemos en cuenta que no estamos hablando de una estancia de muchos metros cuadrados, y ahí es donde entra en juego la buena elección de los muebles a la hora de decorar en interiores.

El conjunto global recuerda el estilo antiguo, con la bañera sin alicatar, y con la jofaina que reemplaza el lavabo, así como la lámpara de candelabros. Curioso es que cualquiera de estos objetos recuerden ese estilo tan ancestral y en la actualidad sean la última tendencia en decoración de cuartos de baño. Del mismo modo, la estantería toallero simula ser un mueble restaurado, que casa perfectamente con la mesita auxiliar y el estante de forja.

Un baño muy coqueto y funcional, ya que cuenta con detalles como un espejo de pie y doble cara, que es muy útil para la depilación y el maquillaje, a pesar del gran espejo de pan de oro que cuelga de la pared. El orden lo trae la elección de muebles que, al ser todos abiertos, te obligan a no amontonar detrás de una puerta. Una perfecta distribución de cada útil de aseo que ayudará a empezar el día sin estrés y con mucha armonía.