Un dormitorio en la buhardilla
La buhardilla es un lugar perfecto para instalar un dormitorio, pues se trata de un lugar ideal para la desconexión, la tranquilidad y que en general dispone de espacio más que suficiente para convertirse en una estancia de estas características.

Este espacio no entiende de estilos decorativos, lo que significa que esto quedará en tus manos y dependerá de tus propios gustos, necesidades o de la tendencia general de tu casa.

La decoración de esta clase de interiores es la misma que la de cualquier dormitorio tradicional, aunque con algunas particularidades: puedes emplear cualquier color o papel pintado que sea de tu gusto en las paredes, siempre y cuando dediques una parte mínima de estas superficies a colores claros que sirvan para aprovechar la luz natural del ventanal e iluminar toda la estancia.

Aunque dependerá del estilo que escojas, puedes apostar tanto para suelos como para techos y paredes por la madera natural para crear un ambiente más cálido y acogedor que caracteriza a las buhardillas más tradicionales.

Para aprovechar el espacio, el mobiliario debe colocarse estratégicamente. La forma de pico de la buhardilla debe aprovechar los distintos niveles y las esquinas más cerradas de las paredes para poner los armarios a medida. Sin embargo, las zonas más bajas también pueden aprovecharse para ubicar la cama, que es el mueble más bajo de toda la decoración y por tanto permitirá que podamos aprovechar los espacios más altos para otros elementos de la habitación.

La zona del ventanal es el eje desde el que distribuye la decoración, y debe quedar reservada a los espacios del dormitorio que precisen más luz natural, como puede ser el escritorio o la zona de lectura en la que ubicamos, por ejemplo, una butaca.

Otra idea interesante es aislar la escalera que da acceso mediante un tabique que no permita la visibilidad a primera vista del dormitorio.

Si tienes varias ventanas en la buhardilla, sería interesante que hicieras una pequeña reforma para instalar un baño que acompañe a la estancia para que no sea tan pesado tener que ir al baño o salir de la ducha en pleno invierno.