Un espejo para cada estancia
Hay objetos que no pueden faltar nunca en una casa como, por ejemplo, el espejo. Para muchos es tan solo necesario en estancias específicas, como por ejemplo el baño. Sin embargo, este complemento puede darle a tu hogar un toque muy especial, además de ser práctico para muchas cuestiones, como agrandar visualmente las habitaciones más pequeñas o iluminar las más oscuras.

Sin embargo, no se pueden poner espejos de todo tipo en todas las estancias. De hecho, es importante acertar con la elección para que el resultado sea el adecuado. Si no quieres errar en la decisión, lo primero que tendrás que tener en cuenta es dónde quieres situarlo, ya que dependiendo de dónde sea, el propósito de éste será diferente. Por supuesto, también es muy importante tener en cuenta la decoración de la estancia.

Un espejo para cada estancia
Si lo que estás buscando es un espejo para el cuarto de baño, la característica principal será el tamaño. Lo ideal es que sea lo suficientemente grande para que puedas prepararte antes de salir a la calle. También te ayudará colocar un foco de luz para mejorar la visión. En cuanto al diseño, lo mejor es que tenga un corte limpio y claro,

Si lo que quieres es un espejo para el salón o para cualquier otra habitación amplia, lo fundamental es que el diseño vaya acorde a la decoración. Es decir, si se trata de una habitación minimalista, ni se te ocurra colocar un espejo de madera sobrecargado, a no ser que te guste la idea de mezclar estilos. Si tu salón no dispone de mucha luz, lo ideal será que el espejo amplíe la sensación de luminosidad. Con uno de tamaño grande conseguirás una mayor profundidad.

En definitiva, lo principal es que tienes que tener en cuenta que el espejo es una de las mejores maneras de iluminar y agrandar cualquier estancia de tu hogar.