Un pequeño rincón para comer en la cocinaAunque de buena mañana la mayoría de nosotros vamos siempre con prisa, todavía no estamos acostumbrados a desayunar rápido y de pie, y es que se agradece tomar el primer café de la mañana relajado aunque sea durante apenas un par de minutos…

Por eso hoy te proponemos que crees en tu cocina un pequeño espacio destinado a momentos como éste.

No importa si la cocina es grande o pequeña, pues cualquier diminuto rincón puede ser suficiente. Si tu cocina tiene más bien pocos metros lo mejor es que compres una mesa abatible fijada a la pared;apenas 10 centímetros de la estructura sobresaldrán de la pared cuando la mesa esté plegada, pero cuando la abras tendrás suficiente espacio para disfrutar tranquilamente de tu comida. Para acompañar a la mesa solamente necesitas un par de sillas o taburetes plegables, que puedes dejar cerca en algún lugar no demasiado visible de la cocina.

Si tu cocina es tan estrecha que apenas dispones de espacio entre la pared del mueble y la que se encuentra al frente también puedes colocar la mesa plegable más hacia arriba (a la altura de la cintura, aproximadamente) y hacerte con una silla plegable alta para completar el conjunto. Para que sea práctico, este conjunto no debería obstaculizar demasiado el paso por la zona.

Un pequeño rincón para comer en la cocina
Si por el contrario tu cocina es amplia lo mejor es que establezcas el office en el lugar más amplio y bien iluminado. Si dispones de menos de 4 metros la zona de comida puede resultar agobiante, por lo que deberás optar por las mesas más pequeñitas y los bancos corridos en vez de las sillas.

Además de ser un recurso perfecto para los desayunos, comidas y cenas, este espacio te servirá también como lugar auxiliar para cocinar o para que tus hijos hagan los deberes mientras tú realizas otras tareas en la cocina.