Un rincón de costura en el hogar
Las entusiastas de las manualidades acostumbran a ser también grandes amantes de la costura, una de esas ‘labores’ que en realidad se está perdiendo menos de lo que creíamos.

¿Te gustaría montar tu propio rincón de costura en casa y realizar tus propios trabajos personalizados? Entonces echa un vistazo a lo que te contamos, reserva un pequeño espacio en casa y… ¡manos a la obra!

La cuestión de dónde ubicarlo es la primera que nos planteamos, y es que si no contamos con uno de esos grandes hogares que disponen de grandes cuartos de lavado será difícil encontrar lugar para este espacio en el hogar. No obstante, lo cierto es que cualquier pequeño rincón de la sala de estar, del dormitorio o de alguna otra estancia secundaria puede servir siempre y cuando cuente con una buena fuente de iluminación (preferiblemente natural).

Estos son algunos consejos para un espacio cómodo y decorativo:

– Almacenamiento: Es imprescindible que cuentes con cajones, armaritos o pequeñas estructuras de almacenamiento (con mini-cajones) para mantener organizado el espacio y encontrar los utensilios al instante.

– Mesa: Lo básico es que quepa la máquina de costura, pero por supuesto todos los centímetros que podamos ganar serán agradecidos en esta zona en la que hay tantas tareas que llevar a cabo.

– Silla: Debe ser muy cómoda y ergonómica (con buena adaptación a las formas del cuerpo), pues es probable que pasemos largas horas sentadas en a ella. Si además te gustan otros tipos de costura (ganchillo, punto de cruz, etc.) también puedes colocar una pequeña butaca en un lugar bien iluminado, lo que dará todavía más encanto al espacio.

– Iluminación: Lo mejor es que ubiques tu rincón de costura junto a la ventana para recibir el máximo de luz natural. En caso de que no sea posible o sencillamente para asegurar la luz cuando acaban las horas de sol deberás utilizar luz artificial: una fuente de luz general en el techo y una focal sobre la mesa serán suficiente.

– Colores: Los tonos blancos y pastel tanto en paredes como muebles te ayudarán a ampliar visualmente el espacio minimizando la sensación de claustrofobia y abarrotamiento del mismo.

Por último, si tienes pequeños en casa recuerda poner toda clase de medidas de seguridad para no correr riesgos con los utensilios peligrosos como tijeras, agujas, alfileres y, por supuesto, también con la máquina de coser.