Una casa a prueba de alergias
Mientras que muchos estamos contentos con la llegada de la primavera, otros están deseando que finalice lo más rápido posible, especialmente las personas que sufren de alergias. Y es que esta estación es la más dura para ellos.

El hogar es uno de los lugares donde los alérgicos se sienten más seguros. Aún así, dentro de casa también se pueden sufrir algunas alergias. Hoy en Interiorismos vamos a darte unos cuantos consejos para que combatas a los principales responsables de las alergias domésticas. ¡No te los pierdas!

Ventanas

En primer lugar, es importante tener claro si se debe o no abrir las ventanas. Lo mejor es abrirlas al menos durante 15 minutos al día. Piensa que la ventilación regula la humedad, oxigena y renueva el aire viciado. Eso sí, si se sufre alguna alergia al polen es mejor que estén cerradas a primera hora de la mañana y de la tarde, especialmente en primavera.

Combatir los ácaros

Para luchar contra los ácaros lo principal es la prevención. Así, procura que la temperatura sea inferior a 25º C y que la humedad esté a menos del 55%. Además, hay que evitar que el polvo se acumule en las telas. Para eliminarlo, tendrás que utilizar aspiradoras con bolsas dotadas de filtros de alta eficiencia. Además, la colada debe alcanzar los 60º C. También es buena idea congelar la ropa.

Una casa a prueba de alergias

Higiene y limpieza

Por otro lado, debes tener en cuenta que demasiada higiene puede provocar las alergias, ya que el sistema inmunitario necesita estar en contacto con bacterias y agentes alergénicos para desarrollarse bien. Aún así, no hay que olvidarse de limpiar encima y detrás de los armarios, ya que pueden desarrollarse mohos. Además, es mejor que guardes los libros en estanterías con puertas de cristal y que no utilices alfombras, ya que acumulan mucho polvo.

Dormitorio

Por último, en el dormitorio la ropa de cama deberá ser 100% algodón y se deberá lavar regularmente. En cuanto a los edredones, tendrán que lavarse dos o tres veces al año a altas temperaturas. Además, te recomendamos que evites los cabeceros acolchados, las alfombras y las cortinas.