Una casa segura para los niños
Posiblemente ya hayas tomado medidas para adaptar la mayoría de elementos de tu casa a la seguridad de tus hijos, aunque también es probable que haya algunas cosas que hayas pasado por alto. ¡Presta atención a lo que te contamos y confirma que tu casa es segura para ellos!

Lo más imprescindible es protegerles de los peligros que suponen las escaleras, las puertas o las chimeneas. Para ello existen puertas de media altura que podrás colocar a la entrada de cualquiera de los lugares mencionados y que impedirán el paso de los pequeños gracias al pestillo de apertura a prueba de niños y a que pueden adaptarse perfectamente a los marcos de la puerta.

Existen muchos tipos de materiales para estas pequeñas puertas, entre los que se encuentran la madera o el metal con malla o entretejido. Asegúrate sobre todo de que los materiales no sean tóxicos, pues los niños suelen llevarse todo a la boca. También puedes poner líneas antideslizantes en los bordes de las escaleras para que no se resbalen si bajan por ellas.

Los niños son curiosos por naturaleza, por lo que debes además guardar o quitar de su altura todos los elementos que puedan resultar peligrosos como los objetos afilados o los cuchillos y tijeras de cocina. Existen también unos seguros para cajones a prueba de niños para que sólo los adultos puedan abrirlos.

Aunque te duela, modifica si es necesario parte de la decoración, o cambia de postura fijando al final del mueble aquellos objetos peligrosos que puedan alcanzar (ten en cuenta que el concepto ‘peligroso’ es muy amplio con los niños).

Además, cualquier tipo de mueble que tenga esquinas debe tener protectores que las redondeen para evitar daños mayores en caso de que puedan darse algún golpe en la cabeza, pues a ellos estos muebles les llegan a este nivel.

Los enchufes deben estar tapados por muebles o bien cubiertos por protectores de plástico que se introducen en los aguajeros del enchufe para evitar que la curiosidad pueda jugarles una mala pasada.

En cuanto a puertas y ventanas, debes instalar ventanas y puertas con bisagras de seguridad, así como también algún elemento que bloquee su apertura. En las de vidrio, utiliza pegatinas llamativas para evitar que puedan chocar con ellas.

Como ves, hay mucho por hacer, ¡así que más vale que te pongas manos a la obra!