Una cocina funcional, diferente y espectacular
Hoy quisiera mostrarte una cocina que llamó poderosamente mi atención, de un modo fascinante. Ya sé que lo primero que salta a la vista son sus grandes dimensiones, y éste es, precisamente, uno de los puntos que me cautivó. Es una cocina que está construida y pensada para hacer vida en ella, algo que ya sabéis que a mí me encanta y que me recuerda a las cocinas de antaño, que fueron viéndose relegadas a un segundo plano por las construcciones que les quitaban metros para aprovechar otras estancias del hogar.

Afortunadamente, esa tendencia viene a dar la vuelta, y parece que en las construcciones de hoy en día la cocina vuelve a ser protagonista y podemos pensar en ella como en un espacio más de la casa en el que poder convivir. Podéis ver que consta de una isla, pero nada convencional. Esta isla no es central ni está pensada para facilitar el trabajo a quien cocina; esta isla está diseñada con los elementos básicos de cocina ya integrados, de modo que podrás cocinar en ella teniendo todo a mano, pero de frente a la mesa que ocupa la zona preferente de la estancia.

Es una cocina para disfrutar en familia, tanto en las horas anteriores a la comida, donde podrás deleitarte con un aperitivo con los tuyos; así como también es ideal para realizar otras tareas a lo largo del día, como pueden ser los deberes escolares o el trabajo de oficina. Como puedes comprobar, sólo tiene una pared ciega, la que comunica con el resto de la casa, ya que las demás se han construido prácticamente de un modo acristalado, que, junto con el color blanco de sus paredes y la claraboya sobre la mesa, constituyen un equipo perfecto en cuanto a iluminación. Pequeños detalles, como la pizarra de la pared frontal, contribuyen a facilitarte estas tareas.