Una pequeña zona chill-out en la terraza
Disponer de un espacio para el relax en el hogar es un privilegio que no todos podemos tener, o hasta ahora eso creíamos… Y es que cualquier apartamento puede establecer su pequeño rincón chill-out en la terraza.

Unos cuantos metros serán suficientes para que puedas crear tu propio templo de placer: un lugar para relajarse y reunirse a charlar tranquilamente tanto de día como de noche durante los calurosos días de verano.

Lo primero es aislar tu terraza del exterior: si es un muro no tendrás problemas, pero si está separado por una barandilla te recomendamos que tapes los barrotes con una larga tira hecha con bambú, paja o algún sintético similar.

Para reforzar esta idea de aislamiento debes buscar un estilo muy básicoen el que prevalezcan los materiales y los tejidos más naturales. En cuanto al mobiliario, deberás establecer dos o tres sofás o tumbonas y una pequeña mesa de madera sobre un suelo perfectamente cuidado (a poder ser también de madera).

Este tipo de sofás pueden ser de una o dos plazas y se caracterizan por estar compuestos básicamente por muchos cojines sobre la estructura de madera. Ahora bien, el estilo deberás determinarlo tú mismo, pues puedes optar por los diseños más naturales con tonos ocres y crema o bien decantarte por una combinación más animada de estos colores con otros más vivos como el verde, el naranja o el rosa, por ejemplo.

Una pequeña zona chill-out en la terraza
Aunque los tejidos acostumbran a ser lisos para reforzar la idea de sencillez y naturalidad, también puedes optar por los estampados para dar un poco de vida y color.

Durante el día el espacio quedará iluminado por la luz natural, pero durante las últimas horas de la tarde y por la noche es cuando este espacio chill-out será más especial: debes utilizar para su iluminación luces tenues, que pueden provenir de faroles o velas distribuidas a lo largo de todo el espacio disponible.

Otra gran idea es poner algunos maceteros con flores o plantas para ambientar y alegrar el entorno.

Como consejo final, asegúrate de tener cerca un equipo de música que te permita escuchar la mejor música chill-out para conseguir un espacio de desconexión en el que olvidarte del resto del mundo.