Usa el amarillo en la decoración de tu hogar
Inmersos de lleno en la primavera y con la vista puesta en el verano, el amarillo es uno de los colores que más se relaciona con esta época, ya que es símbolo del sol y del calor. Este color es uno de los más alegres, capaz de llenar de luz y contraste cualquier lugar. Es súper atractivo, estimulante y muy cálido.

Si te gusta este color, no dudes de colocarlo dentro de tu hogar para llenarlo de energía. Es perfecto para cualquier estilo decorativo y es una gran elección como tono base. Eso sí, no abuses porque puede resultar demasiado pesado y estridente.

Además de estar relacionado con el sol y el calor, el amarillo es símbolo de la estimulación, la esperanza, la energía y la comprensión. También te puede ayudar a reducir el estrés y la tensión, haciéndote sentir más satisfecho.

Usa el amarillo en la decoración de tu hogar
Al ser un color versátil y vital, te quedará bien en cualquier estancia de tu hogar y en cualquier tela o tapicería. Además, el abanico de tonos es muy amplio: desde los cítricos a los tostados, pasando por ocres y anaranjados. Si los combinas con azules o blancos conseguirás ambientes muy relajados.

Usa el amarillo en la decoración de tu hogar
El amarillo es ideal para los lugares con poca luz natural, ya que hace que los espacios parezcan más luminosos y soleados. Además, queda genial en habitaciones más clásicas.

El amarillo combina muy fácilmente, por lo que es una genial opción para emplearlo en textiles, sobre todo si lo mezclas con tonos fríos como los azules, violetas y grises. El resultado será un ambiente con fuerza y equilibrio. Aunque no es lo habitual, puedes usarlo en algún mueble, lo que dará un extra de color a la casa. Pruébalo en sillas, taburetes, sillones o butacas.