Cómo utilizar el amoníaco en el hogar
Muchas personas cuando limpian su hogar no les puede faltar el amoniaco para conseguir buenos resultados en limpieza y desinfección. Por eso el amoniaco puede ser estar como uno de los productos estrella para la limpieza de los hogares. Las empresas lo saben y como el olor de este producto es tan desagradable ahora ya los puedes encontrar con olores más “agradables” y perfumados para evitar que el olor sea insoportable. Pero aún y así sigue siendo un olor fuerte.

Normalmente se utiliza para limpiar el suelo de los hogares o los cuartos de baño, pero el amoniaco puede tener más usos en tu hogar y estoy convencida que te interesarán todos ellos para poder utilizarlo más a menudo si cabe. No te pierdas sus diferentes usos y disfruta de un hogar limpio y sin bacterias que te incordien.

Repeler polillas

Las polillas en el hogar son molestas y en ocasiones salen de la nada… Pero es mejor que en lugar de matarlas las envíes lejos porque ellas odian el olor a amoniaco. Para que se vayan lejos de tu casa tendrás que lavar cajones, estantes, armarios y todos los lugares donde pienses que hay polillas con media taza de amoniaco diluido en un litro de agua. Deja los armarios y los cajones abiertos para que se sequen al aire libre y las polillas huirán lejos de tu hogar.

Cómo utilizar el amoníaco en el hogar

Cristales relucientes

Si quieres tener unos cristales brillantes y que además de limpios recuperen el brillo perdido por el paso del tiempo, entonces tendrás que mezclar unas gotas de amoniaco en dos tazas de agua y limpiar con un paño suave o un cepillo. Después enjuaga con agua limpia y por último, tendrás que secar con un paño suave y seco o con papel de cocina. Te sorprenderás lo limpio que quedarán los cristales, ¡parecerá que están recién puestos!

Eliminar los olores de pintura

Si acabas de pintar el interior de tu casa, estoy segura que se verá perfectamente pero el olor es otra historia… el olor de pintura es bastante desagradable para muchas personas, pero hacerlo desaparecer no siempre es tarea fácil. No tienes que prolongar el sufrimiento a tu olfato, por eso el amoniaco será tu mejor solución. Este producto absorberá el olor mediante la colocación de pequeños platos de amoniaco en cada habitación que ha sido pintada. Si el olor persiste entonces pon varios platos ya además añade un cuenco con vinagre y rodajas de cebolla. Entre todos estos elementos se podrá eliminar el terrible olor a pintura.

Cómo utilizar el amoníaco en el hogar

Eliminar la grasa y los residuos del jabón

Para deshacerte de las acumulaciones de grasa y de los restos de jabón o espuma que quedan en tu fregadero o en tu bañera, tendrás que usar el amoniaco. Sólo tendrás que frotar con una solución de 1 cuchara de amoniaco en 3 litros de agua caliente. Y enjuagar bien cuando hayas terminado. Gracias al amoniaco y al agua caliente, además de acabar con la grasa y el jabón incrustado, también estarás deshaciéndote de bacterias no deseadas.

Limpiar alfombras

Si tienes manchas en la alfombra de tu hogar (e incluso en la tapicería) puedes acabar con ellas con una esponja y una taza de amoniaco por dos litros de agua tibia. Frota la mancha y deja que se seque por completo. Si para cuando se ha secado aún sigue la mancha, entonces deberás repetir las veces que sea necesario y poco a poco se eliminará, aunque sea una mancha difícil.

Cómo utilizar el amoníaco en el hogar
¿Conoces más usos del amoniaco para el hogar? Porque también podrás limpiar la ropa, las ventanas o limpiar los azulejos del baño. ¿Ya tienes el amoniaco entre tus productos preferidos?