Ventajas de las cocinas suspendidas
¿Estás pensando en reformar tu cocina? ¿Qué te parece si te decantas por una cocina suspendida? Antes de decidirte por cualquier opción, debes tener en cuenta que estas estancias cuentan hoy con un gran protagonismo en el hogar, a diferencia de otras épocas, cuando las cocinas estaban relegadas a un segundo plano, sobre todo en cuanto a decoración. Sin embargo, el diseño se ha ido integrando en esta estancia, creando cocinas realmente modernas. Es ahí donde entran las cocinas suspendidas que te acabamos de comentar.

En las cocinas suspendidas los muebles están colgados en la pared con un sistema de fijación especial, capaz de hacer que puedan aguantar bastante cantidad de peso. Este tipo de cocinas cada vez está ganando más adeptos gracias, entre otras cosas, a que se consiguen espacios totalmente limpios, ordenados y amplios. Te hablamos de todas las ventajas de las cocinas suspendidas a continuación.

Ventajas de las cocinas suspendidas

Una higiene perfecta

En primer lugar, es importante señalar que las cocinas suspendidas ofrecen la máxima libertad en las operaciones de limpieza debajo de los muebles, mientras que las cocinas con zócalo son más difíciles de limpiar y, por tanto, no se puede asegurar una higiene perfecta, algo que debería ser requisito indispensable en cualquier cocina.

Ambientes ligeros y poco recargados

Gracias a su especial sistema de fijación se crean ambientes más ligeros y poco recargados, algo que potencian corrientes actuales como la decoración minimalista. Esta ligereza, además, convierte a este tipo de cocinas en las ideales para los pisos con pocos metros cuadrados.

Ventajas de las cocinas suspendidas

Mayor rendimiento de la calefacción

Por otro lado, debes tener en cuenta que con las cocinas suspendidas se potencia el rendimiento de la calefacción por suelo radiante, ya que a diferencia de la cocina con zócalo, no hay obstáculos para la difusión del calor.