Ventajas de las puertas correderas
Batientes, giratorias, plegables, correderas … Hay un montón de sistemas distintos para clasificar a las puertas según su modo de apertura, cada uno de ellos con una amplísima variedad de modelos, estilos y colores pero con un modo de uso distinto que resultará determinante para decidirse por unas u otras.

En este sentido uno de los sistemas de puertas más demandados para el interior del hogar es sin duda el de las puertas correderas. Pero, ¿qué tiene de particular para estar ganando tanta popularidad?

La clave del éxito de estas puertas se encuentra básicamente en su funcionalidad y en sus innegables características estéticas.

Ventajas de las puertas correderas
Para empezar, y aunque este tipo de puerta resulta ideal para cualquier estancia, lo cierto es que los hogares con pocos metros disponibles son los que más provecho les pueden sacar puesto que al abrirse lateralmente consiguen que apenas se ocupe espacio lateral o frontal.

Esto es una gran ventaja respecto a las tradicionales puertas batientes (se deslizan hacia dentro o hacia fuera), que necesitan un ángulo disponible de 90º para poder ser utilizadas con normalidad.

Ventajas de las puertas correderas
Otra de las ventajas es sin duda la cantidad de diseños, modelos, materiales y tamaños con los que te puedes encontrar: De puertas individuales o dobles, en materiales de madera o cristal, en distintos colores naturales o pintados, con originales recubrimientos decorativos, etc.

El cristal es un buen material para este tipo de puertas, y es que además de ahorrar espacio físico también hará que tu hogar gane espacio visual además de mucha luz y un estilo muy moderno.

Las puertas de madera también son muy bonitas, aunque resultarán un tanto cargantes en los espacios demasiado pequeños.

Ya sabes, si quieres aprovechar el espacio al máximo además de seguir las líneas más modernas de decoración no lo dudes… ¡Cambia tus puertas tradicionales por unas correderas!