Ventajas de los suelos de bambú
¿Estás pensando en cambiar el suelo de tu hogar? Pues entonces tendrás que estay muy atento a lo que hoy vamos a proponerte: los suelos de bambú. El bambú es una herbácea, lo que significa que cada año brota de nuevo, incluso si se tala. Esta especie crece en varios puntos del planeta, pero sus mayores extensiones se encuentran en Asia, especialmente en China.

La composición fibrada del bambú le da una resistencia comparable al metal y una dureza mayor que el roble. Por ese motivo, puede ser usado en cualquier tipo de elemento (suelos, puertas, ventanas, muebles, exteriores…). Además, aporta calidez y un toque de exotismo del que carecen otros materiales. ¿Crees que esto es todo? ¡Pues aún tiene más ventajas! ¿Las quieres conocer?

Ventajas de los suelos de bambú

Un material ecológico

¿Sabías que el bambú está considerado un material ecológico? La respuesta está en que su crecimiento es extraordinariamente rápido. Algunas especies crecen hasta 90 centímetros diarios y en siete años suelen alcanzar su mayor tamaño. Por otro lado, se reproduce muy rápido en estado natural.

Instalación

Otra de las ventajas del bambú es que puede instalarse en cualquier suelo, incluyendo los que tiene calefacción radiante, de manera rápida. Además, el trabajo que da el bambú es exactamente el mismo que el de cualquier otra madera, e incluso, más sencillo, ya que los tableros no se deforman con tanta facilidad como otras maderas debido a su gran resistencia a la humedad. Por supuesto, podrás encontrarlo en diferentes acabados y texturas.

Mantenimiento y limpieza

En cuanto al mantenimiento, es recomendable utilizar humidificadores, ventilar las habitaciones, fregar con agua tibia o repartir recipientes planos con agua en lugares estratégicos para minimizar los efectos negativos de una falta de humedad en el ambiente, lo que podría provocar la aparición de pequeñas grietas o fisuras en la madera.

Ventajas de los suelos de bambú
Además, hay productos específicos para el cuidado de los suelos de bambú, que pueden utilizarse a diario después de pasar una mopa o trapo que elimine el polvo de la tarima. Tendrás que extender bien el producto por toda la superficie para que quede la misma cantidad sobre ésta y la limpieza sea uniforme. Al contrario que el resto de maderas comerciales, el bambú resiste muy bien el agua, por lo que es apto para cocinas y baños.