Ventajas y desventajas de las cocinas en blanco
¿Estás pensando en cambiar tu cocina? Uno de los principales aspectos que tendrás que tener en cuenta es el color que tendrán los muebles de esta estancia tan importante del hogar. Gracias a su luminosidad, el blanco y los tonos claros siguen siendo algunos de los colores más empelados ante los oscuros.

El blanco es un color clave para la decoración de nuestros hogares, pudiéndose utilizar en todas las estancias. De hecho, es como un comodín que permite decorar con cierta facilidad y acertar en la gran mayoría de casos. Sin embargo, también tiene una serie de desventajas que tienes que conocer antes de tomar una decisión. Por eso, a continuación vamos a hablar sobre las ventajas y los inconvenientes del blanco en la decoración de la cocina.

Ventajas y desventajas de las cocinas en blanco

Ventajas

Al igual que en el resto de estancias del hogar, el blanco potencia la luz y da sensación de limpieza. Suele resultar muy fácil de combinar con los tonos y texturas de las encimeras, además de adaptarse a cualquier estilo: retro, country, colonial, contemporáne, tradicional… Si escoges acabados brillantes potenciarás aún más la sensación de espacio y luminosidad que proyecta este color. Por si fuera poco, el blanco realza cualquier detalle decorativo que pongas en tu cocina.

Ventajas y desventajas de las cocinas en blanco

Inconvenientes

Sin embargo, se trata de un color que puede transmitir mucha frialdad si se utiliza en exceso. Para contrarrestar este efecto, lo mejor es combinarlo de la manera adecuada, utilizando, sobre todo, textiles coloridos. Por otro lado, tiene una enrome capacidad de atraer y mostrar la suciedad que, precisamente, en la cocina es un aspecto especialmente importante. Este es un factor difícil de evitar, aunque se puede facilitar la limpieza usando materiales lisos y firmes.

¿Te animas a decorar tu cocina en blanco?