domitorio verde
Son muchos los colores que podemos usar en un dormitorio y que van a contribuir al bienestar, sumando luminosidad y haciendo más placenteras las noches de descanso. El verde, sin duda, es uno de ellos, por las opciones que dan sus diversos tonos, por sus combinaciones con otros colores y por su efecto tranquilizador.

Si estás pensando en decorar en verde una de tus habitaciones, piensa con qué escala cromática vas a combinarlo, por ejemplo con otros colores fríos (violeta o azul) o con colores neutros (blanco, crema, tierra) que, igualmente, tienen propiedades relajantes. Intenta no abusar de los colores vivos (por ejemplo, el verde lima intenso o el chillón), pues resultan menos recomendados para los espacios destinados al descanso. Una habitación en verde nos permitirá tener una sensación de rejuvenecimiento y tranquilidad y, combinándolo con colores de la naturaleza como el marrón, podemos crear un conjunto que nos hará sentir más cerca del campo y nos reactivará.

habitación verde
Las paredes pueden pintarse de verde jade, verde claro, verde anís o incluso verde aceituna, si se trata de un cuarto grande y luminoso. Una vez elegido el tono de las mismas, podrás comenzar a incorporar sus complementos, los textiles, las cortinas o los tapizados y alfombras. Conviene, por tanto, tener en mente todo el conjunto, para no caer en contrastes agresivos que no quedarían bien (un verde esmeralda con un verde lima muy intenso, por ejemplo), no escoger más de tres tonos diferentes de verde, y no recargar con este color en exceso, dando una oportunidad a otros tonos.

Puede ser que, además, te hayas planteado poner los muebles en verde (por ejemplo, un color pistacho). Si es así, te recomendamos pintar la pared en un verde mucho más discreto para no romper el equilibrio del conjunto. Si, por el contrario, has elegido un tinte vistoso para los muros, como el turquesa, puedes aun así incorporar algunos de los muebles (por ejemplo una mesa) en el mismo tono, pero con cuidado de no recargar. Para una habitación infantil, sería una buena idea alternar con morados y azules, así como otros tipos de verde. Si es un dormitorio para una joven o niña, quedará muy bien con ropa de cama rosa, violeta o fucsia, así como unas cortinas o alfombra del mismo color.

verde azul
Para dormitorios de adultos, un verde pistacho o claro en las paredes con cortinas y edredones de blanco roto o colores tierra- incluso anaranjados discretos- proporcionará un aspecto de lo más elegante. Si te gusta el estilo clásico, apuesta por una combinación de verde oscuro y pistacho y elige blancos o marfiles para textiles. Con muebles negros o de madera, también dará resultados que nos conducirán al bienestar.

No es obligatorio pintar las paredes en verde, ni aunque sea claro. Puedes optar por un color de pared blanco o crema y apostar por el verde en complementos, por ejemplo el turquesa o el menta.

¡Experimenta con el verde y convierte al dormitorio en un espacio que evoque juventud, frescura y relajación, con un toque original!