Vigas falsas para el techo
El techo es una de las superficies más olvidadas del hogar, y es que ya tenemos suficiente con el resto de elementos que quedan más a la vista como para tener que preocuparnos también por él…

Sin embargo, un techo decorado de forma sencilla puede dar al espacio un toque de elegancia y distinción: es el caso de las vigas falsas de madera, un elemento decorativo que dará a cualquier estancia un ambiente encantador.

Las vigas son esos maderos largos y robustos que se utilizaban en las antiguas casas como base para soportar y asegurar el techo; a día de hoy, sin embargo, su uso ha quedado relegado al ámbito decorativo.

Vigas falsas para el techo
De hecho, este es uno de los elementos decorativos preferidos para los estilos rústicos o para aquellos más modernos que quieren dar un toque de calidez, familiaridad y hasta antigüedad a la decoración.

Otro gran cambio respecto a las antiguas vigas es el material, y es que si antes acostumbraban a ser de madera a día de hoy se prefieren materiales más modernos como el poliéster, la escayola, el pladur, la fibra de vidrio, el poliuretano y hasta el acero. Estos dos últimos son más baratos además de más resistentes a la humedad, a los cambios de temperatura y en general al paso del tiempo.

Por otra parte, las vigas falsas también son una solución ideal para cubrir los cables y las imperfecciones del techo de una forma muy decorativa.

Pero no todo podían ser halagos para este sistema, que también tiene su parte negativa: su instalación no es precisamente sencilla, por lo que si no eres un manitas deberás pedir la ayuda de un profesional.

Para que te vayas informando, algunos de los sistemas de fijación de las vigas son las abrazaderas ajustables, los tirafondos, los tornillos o algunos adhesivos especiales (cuidado, ¡no sirve cualquiera!).