La alfombra, el accesorio perfecto