Cómo crear espacio dónde no lo hay