Cómo quitar la humedad de las paredes
Las manchas de humedad son un auténtico problemón cuando aparecen en tu hogar, por muy pequeñas que sean o por muy escondido que esté el lugar en el que se encuentran. El principal motivo de su aparición es una fuga en la fontanería o grietas en paredes o techos. Aunque sean una pesadilla, debes saber que es posible librarte de ellas y, en muchos casos, no volverán a aparecer.

Además de afear mucho las paredes y techos, la humedad puede ser perjudicial para la salud, especialmente para las personas que tienen algún tipo de alergia o problema respiratorio. Hay mucha gente que se piensa que por ponerle otra capa de pintura a la parte afectada ya se soluciona, pero lo cierto es que la humedad alcanzará tarde o temprano esa superficie. Hay otros trucos muy interesantes.

El origen

Lo primero que hay que hacer es eliminar el origen del problema, ya que así nos aseguramos que no vuelva a salir. Si la parte afectada da al exterior, lo más probable es que haya alguna fisura o grieta que la ocasione y que vaya creando manchas cada vez más grandes que pueden derivar en goteras. Si la superficie da al interior, lo más probable es que se deba a una tubería, ya sea de tu casa o de un vecino. La mala ventilación también puede provocarla, y además en gran cantidad, al igual que el vapor.

Cómo eliminarla

Cómo quitar la humedad de las paredes
Lo más eficaz es volver a pintar, pero una vez solucionada la avería que la causaba. Hay que decapar bien la superficie y lijar hasta borrar cualquier rastro de humedad que pudiera quedar. Una vez hecho eso, hay varias opciones. Si la mancha no es muy profunda es posible que la puedas quitar con un limpiador de moho, pero si es muy grande lo mejor es quitar la parte de pared afectada y volver a empastar, pintando después por encima.

Cómo prevenirla

Para prevenirla puedes emplear materiales que la repelan, como el papel vinílico o plastificado y las pinturas plásticas. En ambos casos se recomiendan para las estancias en las que se concentre mucha humedad y vapor, como pueden ser el cuarto de baño y la cocina. Los deshumidificadores son también de gran ayuda para evitarla, así que utilízalos a diario para que no aparezca.