Por qué decorar en blanco