El degradado, toda una tendencia de decoración