El recibidor, una primera impresión del hogar