El rústico, un estilo que no pasa de moda