Errores en decoración que los hombres nunca cometen