Evitar excesos en la decoración