Habilitar un altillo: consejos prácticos