Kiora Z, el fregadero como espacio de trabajo