La serenidad de decorar un salón en blanco