Lavabos con pedestal, un clásico que no pasa de moda