Mister T, algo más que una práctica mesa