Pintar el salón con colores neutros