Por qué decorar las paredes es tan importante