Recuperando la mecedora en decoración