Reglas de decoración para supersticiosos