tumbonas

Tumbonas para el jardín ¡imprescindibles!
Siempre que veo una tumbona la asocio al descanso, al sol y al bienestar. La mejor forma de disfrutar de las tumbonas es sin duda… ¡colocándolas en tu jardín! Así cuando llegue el buen tiempo podrás descansar y disfrutar del aire fresco, del sol, de las buenas temperaturas y además, estarás descansando y disfrutando del máximo confort y bienestar ¡sin salir de casa!

¿A quién no le apetecería después de un duro día de trabajo poder descansar en una tumbona para disfrutar del exterior del hogar? Leer una revista, tomar un refresco bajo el sol, coger un poquito de color para cuando empecemos a llevar menos ropa, disfrutar del sonido de la naturaleza o del agua de la piscina… son muchas las maneras que puedes disfrutar de tu tumbona.
Seguir leyendo

Minipiscina que también puede usarse como tumbona
Hoy vamos a mostrarte una pieza que seguro que te encantaría incorporar inmediatamente a tu vivienda? Se trata de Sundeck, una minipiscina que también puede funcionar de tumbona.

Elaborada por el estudio de diseño EOOS, esta espectacular creación está preparada tanto para utilizarse en el interior de la vivienda como en el exterior. ¿Quieres conocer más detalles sobre esta espectacular minipiscina? ¡Pues muy atento a lo que te contamos a continuación!
Seguir leyendo

Tumbona de salón convertible en mecedora
Hay ocasiones en las que te quedas maravillada por la simpleza y la funcionalidad que algunas piezas ofrecen a partes iguales. Eso me ha pasado a mí viendo esta práctica tumbona de salón convertible en mecedora, un diseño que a priori no parece albergar complejidad alguna, y que en su estructura esconde un cómodo sistema 2 en 1. Un mueble que fácilmente podrás adaptar a tus necesidades de descanso de cada momento.

Su apariencia inicial es la de una butaca convencional, cuyo respaldo se muestra sutilmente reclinado, facilitando así la posición óptima para descansar con las piernas ligeramente elevadas. El total de la tumbona reposa sobre una estructura de acero en forma de arco, manteniendo así la estabilidad y quietud absoluta. Una vez que damos la vuelta a esta estructura, ya disponemos de una relajante mecedora en un solo gesto.
Seguir leyendo