Transformar un rincón de juegos en una zona de estudio