Una iglesia del siglo XIX convertida en vivienda en Londres